bronquiolitis-NIÑO ENFERMO
Enfermedades
4

¿Qué es la bronquiolitis y cómo se contagia?

 Bronquiolitis, ¿te suena verdad? Pero da susto, mucho susto… ¿Quieres saber realmente qué es? 

Es una infección respiratoria producida generalmente por un virus específico: el Virus Respiratorio Sincitial (VRS). En nuestro entorno se presenta como un brote epidémico que suele comenzar en el mes de noviembre y se extiende hasta febrero-marzo. El objetivo de este virus son las vías respiratorias bajas de los bebés de 0 a 24 meses, siendo especialmente importante si el afectado tiene menos de 6 meses. Otros bebés especialmente susceptibles son los que han nacido prematuros (específicamente prematuros de menos de 35 semanas al nacer) o si presentan alguna enfermedad de base cardíaca, pulmonar o inmunológica.

El virus se adquiere a partir de los fluidos de otra persona enferma: estornudos, tos, saliva, mocos. También se puede contagiar por medio de elementos como juguetes, chupetes, cubiertos, vasos, etc.

De todo esto, se entiende que la principal manera de prevenir el contagio es evitar el contacto cercano con personas acatarradas, así como el lavado de manos tras el contacto con fluidos respiratorios. Tampoco está de más evitar ambientes con humo de tabaco.  Los bebés que toman leche materna tendrán menor riesgo de adquirir la infección.

En bebés prematuros (menos de 35 semanas) o con enfermedad de base, existe la posibilidad de utilizar una vacuna preventiva que se administra en el medio hospitalario y tiene unas indicaciones muy específicas que debe valorar el pediatra en esos casos concretos.

 

¿CÓMO SE MANIFIESTA?

Comienza con la aparición de moco transparente y tos seca, lo cual de entrada hace imposible diferenciarla de un resfriado común. Lo diferente es que este cuadro respiratorio inicial y leve, con el paso de los días evoluciona hasta producir inflamación de los bronquiolos, que son los últimos y más delgados “conductos” del árbol bronquial.

Esta afectación produce un empeoramiento de la tos y, en muchos casos, dificultad para respirar, que se manifiesta por “pitidos” o sibilancias en el pecho y por la presencia de tiraje: al respirar, se observa cómo se marcan las costillas del bebé, o cómo parece respirar más con el abdomen que con el pecho. Como en todo cuadro infeccioso, la fiebre puede aparecer en algún momento de la evolución.

Tal y como ocurre en muchas situaciones, la bronquiolitis puede ser leve, moderada o grave. En los casos leves, por fortuna la gran mayoría, generalmente no pasará de ser un cuadro de tos y mocos, a veces con algunas sibilancias (pitidos) pero sin dificultad respiratoria importante.

En el otro extremo, los bebés con bronquiolitis grave pueden llegar a necesitar ingreso en una unidad de cuidados intensivos.

En cuanto a la duración, desde el momento en que aparece el primer moco hasta que se recuperan por completo pueden pasar unas 3 semanas. Sin embargo, el momento de mayor afectación (aquel en el que presentan tos más intensa, pitidos o dificultad para respirar), dura de 7 a 10 días.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA?

El diagnóstico se hace a partir de la historia clínica, de los síntomas y tras examinar al bebé. No es necesario hacer ninguna prueba. Como comentaba antes, de entrada es imposible diferenciarla de un catarro, pero la evolución con el paso de los días es lo que dará el diagnóstico. En este sentido, es importante tener claro que NO EXISTE ningún tratamiento que impida esta evolución. Es decir, ningún jarabe para tos o para mocos va a impedir que esto ocurra.

 

¿CÓMO SE TRATA?

En este apartado hablaremos del tratamiento de casos leves, que son la mayoría, ya que los bebés con bronquiolitis grave tendrán que recibir tratamiento y soporte en un medio hospitalario.

Al ser una infección viral, su evolución natural es hacia la curación espontánea de forma progresiva en el plazo antes mencionado de aproximadamente 3 semanas.

Es decir, no contamos con ningún medicamento que ayude a curarla en menos tiempo. Por este motivo, lo fundamental es el tratamiento de soporte que permita al bebé pasarla en las mejores condiciones posibles:

  • Lavados nasales si por la congestión el bebé se encuentra incómodo para comer o dormir.
  • Se puede incorporar la cabecera de la cuna.
  • En caso de que esté con menos apetito o se canse al comer, ofrecerle su alimento de forma más lenta o fraccionada.
  • Si tiene fiebre o malestar, darle paracetamol.
  • En el caso de que presente pitidos en el pecho o dificultad para respirar, los pediatras podríamos pautar el salbutamol inhalado para atenuar esa dificultad mientras el cuadro remite.

Es importante saber que en la bronquiolitis no son útiles los antitusivos, los mucolíticos, los descongestionantes nasales, ni los antibióticos.

 

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS POR LOS QUE DEBERÍAS CONSULTAR?

El síntoma más importante es la dificultad respiratoria. Descubre el pecho de tu bebé y fíjate en sus movimientos al respirar. Tiene dificultad respiratoria si:

  • Se hunde la piel entre las costillas.
  • Se observa un hundimiento en la base del cuello (muy difícil de observar en bebés de pocos meses).
  • Pareciera que respira elevando su abdomen en vez de elevar el pecho.
  • Respiración agitada o “quejido” al respirar.
  • El rechazo de la comida podría ser causado por dificultad para respirar.

Otros síntomas importantes:

  • Vómitos repetitivos (con o sin relación con la tos).
  • Mal color (labios azulados).
  • Mucha irritabilidad o, por el contrario, somnolencia excesiva.
  • Fiebre alta que no cede después de 48-72 horas.
  • Tos intensa y frecuente que le impide comer o dormir.

Como podéis ver, en pediatría no siempre dos + dos son cuatro. Y en este caso, estamos ante un pequeño enemigo que no se muestra tal cual es, sino que nos “engaña” presentándose como un inofensivo catarro para luego dar la cara de una forma un tanto más incómoda. Aún cuando la gran mayoría de los casos evolucionan sin complicaciones, es importante que tú, como padre o madre, conozcas su existencia y sepas identificar en qué momento “la cosa no va bien”, para así acudir oportunamente al pediatra de tu bebé. 

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
4
Artículos relacionados
dermatitis picores niños y bebes
Mi hija sufre de dermatitis atópica, ¿qué hago?
nocticas sobre vacuna de meningitis b
Vacuna de la meningitis B, una buena noticia y otra mala
pexels-photo-266055
Dermatitis atópica: preguntas más frecuentes
4 comentarios

Deja un comentario

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales