pexels-photo-266055
Enfermedades, Mamicenter, Maternidad
0

Dermatitis atópica: preguntas más frecuentes

El término atopia proviene de griego “atopos”, que significa atípico o poco frecuente, aunque la dermatitis atópica se incluye dentro de las patologías más frecuentes en dermatología. Se estima que entre un 10-30% de la población infantil tiene dermatitis atópica, y casi un 80% de los mismos asociará rinitis o asma alérgica. Las alergias alimentarias también son más frecuentes, sobre todo en casos de atopia moderada-severa, siendo las más frecuentes la proteína de leche de vaca, el huevo, los cacahuetes y la soja.

En el desarrollo de esta enfermedad intervienen factores genéticos, y factores ambientales. El principal factor genético va ligado a antecedentes de atopia materna. Dentro de los factores ambientales se tiene muy en cuenta la “teoría de la higiene”, que sugiere que la atopia es más prevalente en niveles socioeconómicos más altos, con “exceso de higiene”.

Dividimos la dermatitis atópica en 3 grandes grupos:

Dermatitis atópica del lactante (hasta los 2 años)

Dermatitis atópica de la infancia (de 2 a 12 años)

Dermatitis atópica de la edad adulta.

En más de la mitad de los casos la dermatitis atópica debuta en la infancia, y de ellos en más de un 90% lo hace antes de los 5 años (aunque generalmente después de los 2 meses de vida). Es frecuente en esta etapa la afectación facial, en cuero cabelludo, codos, rodillas y área del pañal.

A partir de los 2 años, la localización de las lesiones es similar a la que encontramos en la edad adulta, con lesiones en flexuras, cara posterior de cuello, manos, pies, tobillos y muñecas. Se estima que aproximadamente un 40% de los niños con dermatitis atópica continuarán con brotes recurrentes de su enfermedad en la edad adulta.

El principal síntoma asociado a la dermatitis atópica es el prurito o picor, que empeora si se asocian otros factores irritantes como el sudor o ropa de lana, y es más intenso al final del día, por la noche. Son frecuentes también la xerosis o piel seca y descamativa, la queratosis pilar o “piel de gallina”, generalmente localizado en cara lateral de brazos y muslos, y en mejillas, y la pitiriasis alba, caracterizado por manchas hipopigmentadas, más claras que el color de la piel, sobre todo localizadas en la cara, y más evidentes en pacientes de piel más oscura o morena, sobre todo en verano.

Como medidas generales para mejorar los síntomas se aconseja:

  1. Evitar factores desencadenantes como contacto mantenido con sustancias irritantes, jabones, lavado frecuente de manos, baños muy prolongados, moquetas o alfombras que acumulen polvo, y la sudoración excesiva.
  1. Empleo frecuente de emolientes, que disminuyen la sequedad cutánea y por tanto también el picor. Se tiende a utilizar pomadas o excipientes vaselinados ya que las cremas o lociones con mayor concentración de agua y más fluidas aportan menor hidratación y pueden llegar a producir sensación de escozor e intolerancia cutánea. Los emolientes que contienen urea en su composición mejoran la sequedad y descamación, aunque en pieles agredidas y con inflamación aguda puede llegar a producir sensación de escozor.
  1. Como productos de higiene tienden a recomendarse los syndet (geles sin detergente, es decir limpiadores suaves no alcalinos). Los jabones muy perfumados o que hacen mucha espuma, y las sales de agua pueden llegar a resultar irritantes, y deben evitarse. No esta contraindicado el baño en piscinas cloradas (de hecho puede llegar a tener un efecto antimicrobiano a nivel cutáneo) pero inmediatamente después el paciente debe ducharse y aplicarse una correcta hidratación cutánea.
  1. Se recomienda el uso de ropa de algodón, e intentar evitar el contacto directo con prendas de lana o fibras sintéticas. La ropa nueva debe ser lavada antes de su uso, para reducir los niveles de formaldehído.
  1. Pueden emplearse humidificadores (en frío) tanto en invierno como en verano para disminuir la sequedad ambiental. En general la humedad en zonas costeras o de playa tiende a mejorar la dermatitis atópica.
  1. Probióticos: la administración prenatal y postnatal de probióticos puede proteger frente a sensibilizaciones alérgicas hereditarias, pero no frente al asma.

En caso de precisar tratamiento tópico u oral especifico, se aconseja consultar con su pediatra o dermatólogo para el adecuado manejo de la patología.

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
0
Artículos relacionados
como dormir a un bebe
Mi bebé no duerme, ¿qué hago?
doctor y niña en consulta por otitis
Guía práctica sobre las otitis infantiles
baby-2277474_1280
#OjOPequealAgua prevención de ahogamientos infantiles

Deja un comentario

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales