fiebre en niños qué hacer
Enfermedades
15

Mi hijo tiene fiebre, ¿qué hago?

Hoy voy a hablar de uno de los temas que más preguntas generan en las consultas de pediatría, y no será por falta de información. Sólo hay que introducir fiebre en Google y te devolverá millones de resultados; en Mamicenter todos los días respondemos varias preguntas sobre fiebre. Mis compañeros pediatras blogueros han escrito muchos artículos sobre el tema.

Y bien, ¿es tan preocupante la fiebre? La respuesta es NO. Antes de empezar a hablar del tema vamos a dejarlo grabado sobre piedra:

infografia fiebre Si tienes esto claro, te ahorrarás muchos miedos, muchas visitas a urgencias y alguna consulta en Mamicenter, pero vamos a contestar algunas preguntas.

¿Qué es la fiebre?

Podría daros una complicada respuesta fisiopatológica con los mecanismos que la producen, pero vamos a ponerlo fácil. Es un aumento de la temperatura del cuerpo que se produce como respuesta a una “agresión” y que sirve al organismo para pelear mejor contra ese ataque. La “agresión” más frecuente en niños son las infecciones, y dentro de estas las causadas por virus.

Hay otras causas más raras como enfermedades autoinmunes, tumores, etc, pero, por fortuna, son la excepción.

Debe quedaros claro, es una ayuda que produce el cuerpo para ser más eficaz contra las infecciones, por lo que no es malo dejarla trabajar.

¿Hay que bajar la fiebre?

Seguimos con lo mismo, la fiebre por sí misma no necesitaría tratamiento, es beneficiosa; pero el problema es que es un mecanismo de defensa no muy bien diseñado y nos ocasiona mucho malestar y, en ocasiones, nos consume mucha energía.

Debemos tratar el malestar que nos causa la fiebre, no la fiebre en sí misma.

Tampoco existe una cifra a partir de la cual sea necesario tratar. Tu hijo puede tener unas “décimas”, o incluso no tener fiebre, y encontrarse mal, con dolor de cabeza, dolores musculares… Es necesario darle un medicamento para que se encuentre mejor. En cambio, puede tener 38,5 y estar activo, contento, jugando normalmente; en ese caso no necesita medicación “para bajar la fiebre”.

Y eso de la febrícula, ¿qué es?

Es una distinción arbitraria que no tiene mayor importancia.

Se considera que la temperatura es normal cuando está por debajo de 37 grados si el termómetro se pone en la axila o por debajo de 37,5º si se pone en el recto.

Se habla de febrícula cuando la temperatura ha subido hasta 38 en axila o 38,5 rectal, pero es un límite “académico”, no tiene mayor importancia como lo llames; si te ocasiona malestar debes tratar y si no, no; independientemente de la cifra. En cuanto a los signos de alarma, de los que luego hablaremos, tampoco hay diferencia.

¿Qué medicamentos se utilizan para tratar la fiebre?

Hay dos medicamentos que son muy eficaces y tienen un buen perfil de seguridad: paracetamol e ibuprofeno.

El paracetamol tiene efecto analgésico (contra el dolor) y antipirético (baja la fiebre), y se puede utilizar desde recién nacido. La dosis que se debe utilizar es 10 – 15 mg por kg de peso, y se puede repetir cada 6 horas o incluso cada 4 horas. Una cosa importante, las intoxicaciones por paracetamol pueden ser muy graves y la gravedad depende de la cantidad tomada, por lo que se debe guardar en sitio seguro y es recomendable utilizar frascos pequeños, de forma que si ocurre un accidente la cantidad que pueda tomar el niño sea lo menor posible.

El ibuprofeno suma a estos dos un efecto anti inflamatorio y no se recomienda por debajo de los 6 meses. La dosis es de 8 – 10 mg por kg de peso, cada 6 horas. Se venden jarabes en diferente concentración (20 mg por ml o 40 mg por ml); para evitar errores, es recomendable utilizar siempre preparados con la misma concentración.

Los dos se han mostrado igual de eficaces contra la fiebre y el malestar y, usados con moderación y a las dosis adecuadas, son seguros.

¿Se deben alternar paracetamol e ibuprofeno?

Esta es otra de las preguntas frecuentes en mamicenter y una práctica muy extendida. La respuesta es no, no se deben alternar. Los estudios realizados han demostrado que alternar los dos medicamentos no mejora el control de los síntomas y sin embargo aumenta el riesgo de efectos secundarios, incluidos los errores al dar la medicación.

Seguro que leyendo este artículo ya habéis aprendido que el objetivo no es bajar la fiebre, sino encontrarnos bien aunque tengamos fiebre; para este objetivo el paracetamol o el ibuprofeno cada 6 u 8 horas suele ser suficiente. Si en alguna ocasión, a las 3 horas de haber dado uno de los dos medicamentos, el niño tuviera mucho malestar, podríamos dar una dosis del otro, pero como algo puntual, no como rutina; y prestando siempre mucha atención a que fármaco vamos a utilizar y cual es su dosis correcta.

¿Le baño? ¿Le quito la ropa?

Volvemos a lo mismo, el objetivo es el confort, no quitar la fiebre. Teniendo fiebre, bañarse con agua fría no es ni agradable ni recomendable. Si al niño le apetece, un baño con agua templada-caliente puede resultar relajante, pero con agua fría nunca.

En cuanto a la ropa, lo mismo, ponle la ropa con la que él se encuentre a gusto. Si tiene frío, que se abrigue; si tiene calor que se quite ropa.

Las friegas con alcohol no se recomiendan, por los efectos secundarios que puede tener la absorción del alcohol a través de la piel.

Entonces, ¿qué temperatura es peligrosa?

NINGUNA. No existe ninguna cifra de fiebre que cause daños en el cerebro, ni que provoque meningitis; la meningitis provoca fiebre, la fiebre no produce meningitis.

Sólo temperaturas por encima de los 42º pueden dañar al cerebro y eso nunca se produce por infecciones, sólo por una enfermedad llamada hipertermia maligna.

La pregunta más importante…¿cuándo debo preocuparme?

Una vez más, LA FIEBRE NO ES MALA, lo que puede serlo es la enfermedad que nos causa la fiebre. Debemos estar atentos a los signos de alarma que indican que el niño debe ser valorado por un médico:

    • Siempre, si el niño tiene menos de 3 meses de vida
    • Si tiene mal aspecto o dificultad para respirar
    • Si está muy decaído o adormilado
    • Si aparecen manchas en la piel que no desaparecen al presionar sobre ella (petequias)

  • Si se nota rigidez en el cuello, siendo incapaz de alcanzar el pecho con la barbilla
  • Si tiene una convulsión o pérdida de conciencia
  • Si la fiebre dura más de 3 días
  • Si la temperatura es de 40º o superior. Esta última necesita una aclaración; no es porque esa temperatura sea peligrosa, ya hemos dejado claro que no lo es, pero cuando la fiebre es muy alta es algo más probable que la causa de la fiebre sí necesite tratamiento.

Os voy a dejar, como siempre, con un poco de música; hoy de la mano de Peggy Lee:

You give me fever,
When you kiss me,
Fever when you hold me tight.
Fever! In the morning,
Fever all through the night

Espero haberos liberado un poco de la “fiebrefobia”, y ya sabéis que espero vuestros comentarios aquí o vuestras preguntas en Mamicenter.

 

 

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
15
Artículos relacionados
dermatitis picores niños y bebes
Mi hija sufre de dermatitis atópica, ¿qué hago?
consulta niños emergencia
Cuando mi pregunta es una urgencia pediátrica… ¡Llama al 112!
Diseño sin título (1)
¿Qué expresan los diferentes colores de las deposiciones? Infografía
15 comentarios

Deja un comentario

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales