bebe y enfermera en consulta
Profesionales infantiles
0

Su primera consulta de enfermería

Y llega ese día, aún en plena tormenta emocional cortesía de las revolucionadas hormonas maternas, en la que acudís a vuestra primera Consulta de Enfermería.

Entráis por la puerta del Centro de Salud cargados de dudas, de miedos, de incertidumbre por saber qué podéis esperar de ese profesional que han decido sea quien os va a ayudar a cuidar de vuestro mayor tesoro durante los próximos años.

Imaginemos juntos cómo sería esa visita…

  • Buenos días, ¿Laura? – pregunta una agradable sonrisa vestida con bata blanca.
  • Sí, es mi hija. Yo me llamo Lourdes y mi marido Jorge.
  • Pasad, por favor. Bienvenidos y ¡enhorabuena por esta preciosidad! Mi nombre es María y soy la enfermera de vuestra hija. Seré la encargada de realizar las revisiones y ayudaros en todas las dudas que os vayan surgiendo durante la crianza de Laura.
  • Muy bien, María. ¿Necesitas este cuaderno del hospital?
  • Si, perfecto, así paso los datos de Laura a su historia… veo que hoy cumple 7 días de vida... embarazo controlado a término… vuestro primer hijo… ¿qué tal os apañáis con la bebé?
  • Pues mira María – contesta Lourdes con ojos aguados – yo estoy bastante agobiada. Laura es muy llorona y todo el mundo me dice que es porque mi leche no le sirve y se queda con hambre, que le meta biberón. Yo procuro darle cada 3 horas como me dijeron, pero entre medias ella llora. No sé si lo estoy haciendo bien, si coge el peso que debería porque cada día es distinto en la báscula de la farmacia…
  • Bueno Lourdes, vamos por partes. Tu leche es perfecta: no hay mejor alimento para Laura que tu pecho, pero os voy a proponer algunos pequeños cambios. Para que os hagáis una idea, el estómago de vuestra hija tiene el tamaño de una pelota de ping-pong, por lo que enseguida se llena y enseguida se vacía. La OMS y las sociedades científicas recomiendan lactancia materna a demanda, es decir, cuando quiera ella. Cuanto más la pongas, más leche “fabricas”. Olvídate de los comentarios de los demás y ponle a la teta todas las veces que quiera. Y tú,  come sano y bebe líquido.

María notó cómo la pareja se relajaba y vio un gesto rápido y cariñoso de Jorge hacia ella con el que, sin palabras,  él también le decía que lo estaban haciendo bien.

  • Respecto al peso, aquí lo iremos controlando. Si quieres ir pesándola en la farmacia tienes que tener en cuenta el hacerlo siempre en la misma báscula, con la misma ropa, y considerar que el peso puede variar si acaba de comer o no, o de si el pañal está más o menos sucio.
  • María – se anima a pregunta Jorge – yo creo que esta niña debe tener algún problema en la tripa porque hace caca líquida amarilla.
  • No Jorge, es lo normal. Las cacas en el recién nacido son líquidas y amarillas. Ten en cuenta que la leche materna tiene poco residuo. Y a partir del mes de vida, tampoco debe sorprendernos que esté hasta 20 días sin hacer caca. Si la niña no está incómoda, no hay nada de los que preocuparse.
  • De acuerdo.
  • ¿Más cosas que os preocupen?
  • Me gustaría que le vieras el ombligo, no sé si está bien, le estoy poniendo alcohol.
  • Está perfecto Lourdes. Sólo agua y jabón es suficiente. Los últimos estudios nos confirman que la evolución es tan buena como usando alcohol u otros antisépticos.
  • Bueno Jorge, ¿y tú que tal llevas lo de la paternidad? – le pregunta María.
  • Pues no sé. Raro, me siento raro, sin saber bien cómo ayudar.
  • Esas sensaciones que describes son normales, Jorge – responde María- pues nace el bebé y pasa a ser el protagonista de la familia, pero Lourdes también os necesita: embarazo, parto, teta, asumir su nuevo rol de madre. Necesita cuidarse para poder cuidar a vuestra hija y sí que hay muchos modos de ayudar. Momentos como el baño, masajes o paseos son ideales para que tú te encargues de Laura y os conozcáis. Compartiendo esos cuidados vas a crear un espacio de relación maravilloso con ella.
  • ¿Y las vacunas?
  • Antes de salir del hospital le administraron la primera dosis de hepatitis B. De momento, hasta los 2 meses, no hay que administrar ninguna más. Llegado el momento os contaré qué vacunas son o sus reacciones.

Todo está bien y no hay que verse de nuevo hasta dentro de unos días. Con sus datos de peso, talla y perímetro cefálico anotados, María les entrega de vuelta el documento de salud infantil de su hija. En la portada, les ha pegado una nota con una palabra: Mamicenter. Lourdes y Jorge levantan la vista sorprendidos.

  • Es una plataforma online donde trabajamos muchos profesionales. Si tenéis dudas, allí os las solucionamos

Y con la misma sonrisa con la que les recibió y un guiño de complicidad, María despide a su nueva familia hasta la próxima visita.

 

Artículo escrito en colaboración por las enfermeras Blanca Sellés y María Lázaro

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
0
Artículos relacionados
anginas-mamicenter
¿Qué son las anginas?
peditra y niños en consulta. Beneficios mamicenter
Beneficios de Mamicenter para el pediatra
suelo-pélvico
¿Sabes cómo proteger el suelo pélvico durante el embarazo?

Deja un comentario

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales