mejorar sistema inmune infantil
Enfermedades
9

¿Qué hago para subir las defensas de mi hijo?

Winter is coming“, y como no estamos en Invernalia, no llegan los caminantes blancos, pero llegan todos esos  virus y bacterias que son peores que los Lannister; conquistan las escuelas de nuestros hijos, y empieza el intercambio entre ellos de todo tipo de “itis”, faringitis, bronquitis, bronquiolitis, otitis, gastroenteritis…

Y vosotros, sufridos padres, habéis llegado hasta aquí porque al leer el título de este artículo pensáis que desde Mamicenter os voy a dar la receta de la poción mágica que sirva para “subir las defensas de mi niño” y que no esté enfermo tantas veces.


Siento desilusionaros, la poción mágica no existe, sólo en los tebeos de Astérix (sí, soy mayor y digo tebeos, no cómics). No existe ningún preparado de inmunopotingues, ni hierbas varias, ni complejos vitamínicos que sirvan para esto. Es cierto que algunos estados de mala alimentación, el estrés o la falta de descanso pueden afectar a la inmunidad, pero esto no se soluciona con elixires mágicos, sino con hábitos saludables.

Entonces, ¿para qué me pongo a escribir sobre ello? En primer lugar para que nadie os engañe con pociones;  no tiréis el dinero, no sirven, no tienen ninguna eficacia demostrada.
Y en segundo lugar, para daros algunas pautas de actuación que sí que sirven, pueden ser nuestra Guardia de la Noche que nos proteja de los invasores, y además son “gratis total”; algunas hasta os pueden suponer un buen ahorro doméstico.

En las siguientes líneas vamos a ver, en los distintos tramos de edad, que podemos hacer para que nuestros hijos enfermen menos.

0 – 6 meses

En este primer tramo de edad es cuando más importante es intentar prevenir las infecciones invernales, ya que pueden ser mucho más complicadas que en otras edades.

En esta edad la prevención se basa en tres pilares fundamentales:

1. Lactancia materna. Está demostrada la utilidad de la alimentación con leche materna para la prevención de enfermedades infecciosas, sobre todo digestivas, pero es eficaz en todas las enfermedades infecciosas.

2. Vacunación correcta de los bebés según el calendario vacunal de cada Comunidad Autónoma. Tampoco debe olvidarse la conveniencia de la vacunación de las personas adultas que están al cuidado de los niños, para evitar que estos se conviertan en transmisores de enfermedades.

3. Lavado frecuente de manos de todos los adultos que están en contacto con los niños, muy especialmente después de la manipulación de pañales y antes de la preparación de alimentos

Otras cosas que debemos tener en cuenta son:

  • Evitar el contacto con adultos u otros niños con infecciones respiratorias (resfriados, bronquiolitis,…) o digestivas (vómitos, diarreas).
  • Evitar el contacto del bebé con el humo del tabaco. Existen estudios que demuestran un aumento en la frecuencia de infecciones en niños expuestos al humo de tabaco. Dejad de fumar y lo agradecerá vuestra salud, la de vuestros hijos y vuestro bolsillo.
  • Evitar que duerman muchos niños en la misma habitación.
  • Mantener una adecuada ventilación de las habitaciones

6 – 12 meses

En esta edad seguiría vigente todo lo citado anteriormente. Podríamos añadir unas cuantas cosas referentes sobre todo a las escuelas infantiles,  aunque también se deben tener en cuenta en las casas:

  • Es recomendable que las escuelas infantiles sean pequeñas con no más de 8 – 12 niños por estancia.
  • Se deben tener zonas separadas tanto para el cambio de pañales como para la preparación de alimentación.
  • Es recomendable que las cunas estén separadas al menos 1 metro de distancia entre ellas para evitar en lo posible la transmisión de gérmenes.
  • Los juguetes deben ser lavables y evitar que los niños compartan juguetes blandos o peluches.
  • Sigue siendo muy importante el lavado de manos de todos los adultos que están al cuidado de los niños, así como mantener una adecuada ventilación de las habitaciones en las que están los niños.
  • También es muy importante insistir en la correcta vacunación de niños y cuidadores.
  • Si es posible, es adecuado mantener la lactancia materna, ahora ya complementada con otros alimentos.

1 – 6 años

A partir de esta edad ya es importante ir educando a los propios niños en hábitos higiénicos para evitar la transmisión de infecciones:

  • El factor clave sigue siendo el LAVADO DE MANOS frecuente, y sobre todo después de ir al baño y antes de comer
  • Enseñarles a toser y estornudar cubriéndose la boca con un pañuelo
  • Utilizar pañuelos desechables y tirarlos a la papelera inmediatamente después de usarlos.
  • Evitar que se lleven a la boca juguetes u otros objetos compartidos
  • Evitar que acudan al colegio cuando están enfermos
  • Mantener una buena ventilación de aulas y viviendas. Las infecciones no se cogen en los recreos porque hace frío, se cogen en las clases, poco ventiladas y con los niños amontonados. Ventilad, ventilad, que los bichos se van por las ventanas.
  • Sigue siendo muy importante completar el calendario de vacunaciones, y en esta edad, la vacunación antigripal en los niños en los que esté indicada

Como veis son cosas fáciles de llevar a cabo. Simplemente con una buena higiene, sobre todo de las manos, conseguiremos evitar muchas infecciones en nuestros pequeños.

Las pociones mágicas, elixires para la salud eterna y otros sacacuartos variados mejor se los dejamos a los curanderos…

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
9
Artículos relacionados
bebellorandoporquetienegripe
Mi hijo tiene gripe, ¿qué hago?
fiebre en niños qué hacer
Mi hijo tiene fiebre, ¿qué hago?
cold-1947995_1280
Las respuesta a todas las preguntas sobre la fiebre
9 comentarios
  • Responder

    […] detener una hemorragia, y por último, los glóbulos blancos, conocidos como leucocitos, que ayudan a combatir las infecciones por bacterias que atacan, virus y gérmenes que invaden el […]

  • Antonio
    Responder

    Totalmente de acuerdo con los consejos. Sólo hay uno que no tengo claro y es el de evitar que los niños vayan al colegio enfermos. Según parece el contagio puede y va a darse antes de que se manifiesten los síntomas, es decir, el mal ya estaría hecho. Lo entiendo porque los niños no están en condiciones fisicas y mentales, pero no tengo claro que para evitar contagios.

    Gracias,

    • Javier Macías Pardal
      Responder

      Gracias por tu comentario Antonio. Lo de evitar que los niños acudan a la escuela cuando están enfermos es una recomendación general; está claro, como dices, que para muchas infecciones no es necesario, tanto porque son benignas y no suponen un problema, como poruqe el contagio se puede haber producido antes. Existen infecciones que deberían ser causas de exclusión escolar y otras que no, pero individualizar sería muy largo para un artículo en el blog.

  • Silvia
    Responder

    Entonces el propoleo en spray o jarabe que me ha recomendado una amiga para levitar resfriados me lo ahorro?

  • Diana M. R. Gil
    Responder

    Ya sabía yo que había deberes…Martirizadita me tienes.

    Yo pensé que en lugar de los Lannister recurrirías a los Chiripitifláuticos :p

    Gracias como siempre, interesante entrada a tener en cuenta.

    Un abrazo.

  • Pepe Santana
    Responder

    Completamente de acuerdo. Lo firmo.

Responder a Pepe Santana Cancelar respuesta

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales