smiling baby sitting on chamber pot with toilet paper rolls
Maternidad
13

Ya no lo necesito: ¿cómo retirar el pañal? [Infografía]

Si crees que ha llegado la hora de retirar el pañal a tu  hijo, hoy te explicamos cómo hacerlo para que sea sencillo tanto para el peque, como para ti. 

Vamos a dar desde Mamicenter otro paso en el proceso de desarrollo infantil, dejar atrás una dependencia, el pañal, acompañar como adultos educadores un hito importante en la vida de los niños.

¿Cuándo?

El control de esfínteres es un gran logro, de la “no consciencia” el niño pasa a una conducta voluntaria

¿Edad? Con veinticuatro meses podemos empezar a hablar de garantías de éxito. Fijar una referencia temporal es meramente orientativo y será la mirada atenta al niño el mejor de los indicadores para proceder de manera adecuada.

Aunque a veces suena la flauta es mejor no crearse falsas expectativas, requiere su tiempo, y lo que llamamos la retirada del pañal es el episodio más aparente pero no es el inicio real, hay una labor educativa que precede al control. Si el niño mantiene la atención, si el lenguaje es el justo para comprender y expresar necesidad, si le motiva el aprendizaje, si tiene un mínimo conocimiento del esquema corporal… contamos con los cimientos que contribuirán al desarrollo de adquisiciones progresivas para independizarse del determinismo biológico y del cuidado adulto en la satisfacción de necesidades.  Es decir, no es algo aislado del resto del desarrollo del niño, tampoco se debe afrontar cuando uno lo desea o le viene bien. No es así.

El control de esfínteres debe ser el resultado de un proceso madurativo en todos los órdenes, fisiológico, cognitivo y emocional.

El niño pasa a decidir: ¡Un logro, se llama autonomía!

Lo que puede hacer… lo que crees que puede hacer. Lo que nos ayuda, lo que les ayuda.

Ya sabemos qué queremos del niño, bien, ahora ¿has pensado cómo se lo vas a transmitir? La eficacia depende en una buena medida de tu actitud y de cómo comuniques.

La urgencia siempre es mala consejera, si lo percibimos como una obligación que nos impida una mirada tranquila de las expresiones infantiles, de su ritmo, de las inquietudes, perderemos conexión y cercanía, perderemos la motivación de los chicos, la predisposición a involucrarse.

Compresión, reconocimiento y atención, serían los requerimientos por parte del educador para un apoyo respetuoso.

retirar el pañal

Tú, como educador eres el estratega, la planificación, la información tienen que gozar de imaginación y sensibilidad, a poder ser, también de humor y sentido lúdico para que no se convierta en una tarea tediosa y aburrida sino un reto atractivo y placentero. Ten en cuenta que el desafío se le está planteando a un niño de tan solo dos años 😉

Con acompañamiento verbal siempre, señalando y poniendo nombre a lo que es un estreno para el niño. Todo funciona mejor si además hacemos un cóctel decir y hacer, modelar serenidad, dejar atrás las órdenes, hacer preguntas, elegir atenciones y estímulos adecuados.

Las expectativas respetuosas y la confianza son buenos ingredientes también, hoja de ruta, envoltura afectiva. Ten en cuenta que los pequeños de dos años lo que saben leer es el lenguaje emocional; los gestos tensos, las entonaciones frías, las miradas de agobio, son reconocidas inmediatamente y no precisamente como oportunidad de bienestar.

Sí pero llega el cole… y no ha dejado el pañal.

Olvida las presiones externas, no se debe forzar al niño, esa es la prioridad. Los colegios deben dar una respuesta en consonancia con el compromiso que asumen, estamos hablando de primera infancia. Respeto al ritmo individual. Pero no te olvides de que no valorar por defecto, en familia, también es irrespetuoso, se obvia la capacidad infantil.  El desajuste con la necesidad del niño también se da cuando infravaloramos.

Conclusiones

Aprender es bienestar y seguridad. Los niños necesitan que apostemos por ellos, por su crecimiento… ser un chico sin pañales es ser más hábil, un poco más autónomo.

Para conocer con más detalle indicadores de desarrollo y pautas educativas sobre este proceso pincha aquí

 

 

 

¿Quieres preguntar tus dudas a nuestros profesionales?

Regístrate en Mamicenter
13
Artículos relacionados
pexels-photo-266055
Dermatitis atópica: preguntas más frecuentes
pregnant-nature-mom
El postparto, cuidados de la mamá y del suelo pélvico
alimentación y lenguaje
Problemas con la alimentación complementaria y retraso en el lenguaje ¿algo en común?
13 comentarios
  • Paola
    Responder

    Mi hijo de 3 años y 5 meses a dejado los pañales hace dos meses, el pipí genial no tiene problema, incluso de noche, que le pongo el pañal, la mayoría de las veces esta seco.
    Con la caca es un tema aparte, se hace en los calzones, el bañador, short, lo que sea, una vez en dos meses he logrado que haga caca en el water, y en la guardería tampoco.
    Ahora empieza P3 y no se qué hacer, ya he probado todo, se sienta hace pipí y me dice que no tiene ganas y se levanta y a los 5 minutos se hace encima.
    Muchas gracias!

    • Marisa Moya
      Responder

      Hola Paola, la alimentación, el descanso y el control de esfínteres, son parcelas de poder infantil, si no quieren o sienten que no pueden no hay manera de conseguirlo. Por ello, para que sentarse en el váter y hacer caca, sea “su tarea y su responsabilidad” y como tal quiera esforzarse, debe sentirse motivado.
      La motivación de los niños no suele ser como creemos los adultos recompensar o premiar sino saber que pueden aprender, tener éxito, que pueden tomar decisiones, equivocarse sin temor o culpa… INVOLUCRAR, esa es la herramienta más poderosa.
      En lugar de “decir, ordenar u imponer”, pregunta. Haz un plan junto a él, primero te sinceras “no puedo obligarte, necesito tu ayuda”. Después informa “podemos hacer un plan para superar este reto”.
      Es probable que tan solo con este planteamiento el niño abra ojos de curiosidad porque tras estas palabras hay un mensaje implícito “te tengo en cuenta, valoro y aprecio tu capacidad para salir de esta situación por ti mismo”.
      El plan debe tener metas cortas, en un mural ponéis fotos de él en el baño, con referencias concretas de los momentos para sentarse en función de las necesidades que hayas observado hasta ahora.
      Puede colorear, poner dibujos, hacer lo que quiera para “hacer suyo el mural”.
      Invierte tiempo en escuchar sus soluciones ¿qué te vendría bien para lograr el éxito? si no se le ocurre nada aporta alguna idea, por ejemplo te hago una señal con la mano cuando se acerque el momento. Pero esa es tu ayuda, el resto es su obligación, mirar el mural, ir al váter, comprobar que sale y pedir más ayuda si le hace falta…
      Todo esto háblalo con él, comprueba que comprende, sella el acuerdo con buen abrazo. Después permanece supervisora pero transmitiendo confianza en que lo logrará.
      Si el plan necesita alguna modificación volvéis a conversar hasta que se ajuste a su ritmo y necesidad, más recordatorios, otras señales, más imágenes…
      No debe ponerse pegatinas de premio, tampoco se debe regañar. siempre hay que alentar “has ido tú solito”
      A ver si te sirve esta reflexión! Y sobre todo abandona la urgencia, es mala en los procesos educativos, los niños cuando se ponen nerviosos no están receptivos ni proclives a colaborar.

  • Mónica
    Responder

    Por cierto, mi hijo cumple los parámetros de preparación que se indican. Tiene 26 meses

  • Mónica
    Responder

    El artículo es muy bueno pero para mi algo incompleto. Echo en falta unas nociones prácticas paso a paso de como actuar. Yo no sé si empezar poniéndole en el orinal algún rato o mejor retirar el pañal un rato y esperar a que lo pida…

    • Marisa Moya
      Responder

      Hola Mónica, muchas gracias por tu aprecio del artículo y también por comentar.
      La entrada pretende ser un marco de reflexión y orientación pero entiendo que no todas las personas necesitan, ni les funcionan las mismas herramientas porque cada familia es única así como cada uno de sus miembros.
      Aún así y tomando conciencia de las inseguridades que nos asaltan a los adultos ante este proceso, al final del artículo (donde pone “pincha aquí”) he insertado un enlace en el que de manera más concreta he pretendido hacer aportaciones que creo os pueden servir. Échales un vistazo y si tienes alguna duda seguimos comentando.

  • Anka
    Responder

    Muy bueno el artículo. Yo ya me las sé todas pero sigo sin conseguirlo. Niña de 4 años, diagnosticada TEA, no habla y no se comunica con pictogramas. Parece que controla, ya que por las mañanas tiene el pañal seco. Hemos intentado todo. Pictos, cuentos, canciones. La siento, le explico, se queda ahí y al rato lo hace en cualquier sitio. Un día hizo todo el en orinal por su propia iniciativa (no al tuve que sentar). Ese día pensé que ha cambiado el chip de repente. Pero fue solo un día y ha vuelto a lo mismo. Ya no sé que hacer.

    • Raquel
      Responder

      Hola Anka, creo que poco te puedo ayudar. Seguro que ya te has leído todo lo cae en tus manos sobre el tema y supongo que habrás tenido asesoramiento de los profesionales que trabajan con ella. Mi impresión es que tu hija no está preparada todavía, por lo que sería mejor dejarlo durante un tiempo, ya que seguir insistiendo puede hacer que ella rechace todo lo que tenga que ver con el tema. Conozco casos de niños con características parecidas (por lo que cuentas), que han conseguido el control de esfínteres con 6 o 7 años. Esto quiere decir que aunque no lo esté consiguiendo ahora, no tiene que ser un no para siempre. Se que puede ser frustrante. Mucha paciencia. Y siento repetirme, pero en un caso así sólo te pueden asesorar los profesionales que ya conocen a la niña. Un abrazo

  • Maria
    Responder

    Pues nosotros empezamos en semana santa, cuando Óliver tenia 2 años y 8 meses. El pis bien, en una semana. La caca… Cuando ha estado en la guarde lo hacia allí, pero los fines de semana no había manera. Llevamos una semana fuera de vacaciones y solo he conseguido que fuera al baño un día. Otro lo ha conseguido por la noche dormido y con el pañal. Su sugestión puede mas que cualquier zumo de naranja y dieta a base de fibra. Lo peor no es que no podamos ir a ningún sitio en este plan, es que lo pasa fatal; cuando esta que no puede más, se pone mimoso, irascible, va dando saltitos, no puede jugar… Hoy hemos ido al baño unas 16 veces y para nada. Hemos probado aros reductores, orinales portátiles, con forma de silla… Hasta en un cubo en la playa!!! Ayuda por favor, son ya cinco meses y veo que empieza el cole en este plan. Debería pasar a supositorios, medicamentos , enema o algo?

    • Marisa Moya
      Responder

      Hola María, los niños suelen tener más dificultad para el control de la caca pero lo que en inicio es natural se puede convertir en un problema por los sentimientos y pensamientos que van generando las respuestas que va asociadas a esta experiencia.
      Te sugiero algunos cambios ¿a ver qué te parecen?
      El niño ha podido llegar a la conclusión de que está en un proceso en el que lo que es relevante es la preocupación por el error. Vamos a quitarle tensión.
      Habla con él, informa del cambio, vais a hacer un plan conjunto para mejorar.
      Haz una tabla de rutinas con él, con fotos de momentos del día en los que has comprobado que siente la necesidad y con referencias de la actividad (foto de él con un cuento sentado en el water), en otra foto, él buscando el papel, en otra junto a ti, sonriendo… deja que ponga pegatinas, coloree, que lo haga suyo, esa es la finalidad, esta tarea es suya, no es algo que haga para ti, si conseguimos trasladarle este mensaje vamos a evitar la manipulación afectiva y las luchas de poder.
      Segundo, empatiza con sus sentimientos para que no se sienta raro, ni analizado por no conseguirlo “vamos a ver qué puedes hacer para sentirte bien ¿qué piensas qué puedes cambiar?”, después lluvia de ideas, tú no propones todo, el niño puede aportar: ir al baño con un cuento, con un juguete, con compañía y conversación, solo…
      ¿En dónde vamos a fijar la atención? No importa el resultado hay que empezar a poner el énfasis en los pequeños gestos, ir dando pasitos cortos, “has buscado tú solito el orinal”, “te has bajado el pantalón”, “esta vez no tenías ganas”… sin más carga emocional de ningún tipo. Hay que liberar al niño de la presión para que consiga relajarse y encontrar la naturalidad de una actividad normal.
      Cuida el lenguaje, no etiquetes, no hagas críticas o comentarios delante de él que sean negativos, les quitan la esperanza.
      Sin embargo muestra mucha confianza y fe, las emociones se contagian 😉
      ¡Ánimo! !A tu disposición!

  • Marisa Moya
    Responder

    El cartel en formato pdf para quien desee imprimirlo https://dl.dropboxusercontent.com/u/26559543/control.pdf

  • Raquel
    Responder

    Gran artículo Marisa, has conseguido sintetizar la esencia del proceso. Por cierto, me encanta la infografía, con todas las claves para tener éxito en el proceso y muy visual. Un abrazo

    • Marisa Moya
      Responder

      Muchas gracias Raquel, espero que sea de utilidad para los educadores, ya sean padres/madres o docentes.
      La infografía me parece una buena idea para sintetizar las reflexiones y ofrecer un marco de referencia en el que movernos a la hora de afrontar el proceso.
      Un abrazo grande!

Deja un comentario

Tu nombre*

Comentario*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Redes sociales